Conceptos como gobernabilidad corporativa, en donde se determinan las condiciones de juego de la compañía, se establecen parámetros en la toma de decisiones y se controlan de forma coordinada las estrategias de manera que, a pesar de no concentrar las decisiones en un único sujeto, se elige y otorga liderazgo a algún personaje que represente las ideologías de los socios y grupos de interés que rodean la organización.

Este tipo de modelos de gobernanza interna, si bien suenan muy formales y concluyentes, pueden ser aplicados de forma práctica en cualquier tipo de empresa, a pesar de ser diseñados para compañías de gran calado. La gobernabilidad corporativa cuenta con características que permitirán a los empresarios que empiezan su carrera emprendedora a dominar las mejores prácticas desde un inicio, y también permitirá que no se convierta en un aspecto difícil de manejar.

El deseo de muchos, para cuando la empresa tenga un gran tamaño, es poder dejar a un lado los afanes de la dirección corporativa y dedicarse a otras actividades, todo esto sin desechar su emprendimiento y más bien haciendo que él mismo tome vida propia y se desarrolle sin el acompañamiento de quien lo vio nacer y le dio fuerza en un principio.

Por ello, es importante poder implementar algunas de las siguientes prácticas para inducir a la compañía misma a que se auto gestione ayudando así a que elementos diferenciadores de la gobernabilidad corporativa sean fuertes y puedan de forma paulatina mejorando los aspectos decisorios de la empresa:

  1. Determine de forma clara la cadena de mando de su compañía:evite que la toma de decisiones sea confusa, en donde cualquiera puede modificar las órdenes y las estrategias, ya que esto ocasionará una pérdida del enfoque gerencial y finalmente resultará en gestiones erróneas frente a las que se esperan. (esto se logra implementando cuadros de atribuciones y funciones y responsabilidades claras de cada uno de sus colaboradores).
  2. Haga partícipe de la estrategia a sus colaboradores:una vez determinado quiénes o cómo pueden intervenir en el proceso de toma de decisiones, es de vital importancia para el direccionamiento estratégico de la compañía el dar a conocer las pretensiones y junto con ellas realizar una construcción conjunta. Esto servirá para que cada colaborador sienta que hace parte de la compañía y que sus ideas son valoradas y se encuentran integradas a la gestión misma de la empresa donde trabaja.
  3. Realice reuniones compartiendo los avances de lo ya decidido: así las cosas, se hayan realizado y las decisiones ya hayan sido tomadas, es muy importante poder ofrecer una retroalimentación general de los efectos de éstas en la compañía, así es posible darle validez y coherencia de las órdenesfrente al proceso diario de la compañía y con ello se logrará ganar mucho más respeto y consolidación del equipo de trabajo.
  4. Crea sobre lo ya creado:de ninguna manera las decisiones deben ser estáticas,ya que en la mayoría de los casos requieren ajustes y en muchos otros seguramente echarlas para atrás, por ello es fundamental escuchar a los colaboradores y recibir sus aportes de forma precisa, ya que son ellos quienes intervienen de forma directa en el negocio día a día y suelen tener grandes ideas que resultan en muchos casos cruciales para el mejoramiento del negocio.

#5. Una empresa que decide en conjunto crece en conjunto: el permitir que las decisiones no salgan de un único ente o personaje permiten llegar a consensos que a pesar de ser difíciles lograrán dar por valorado los puntos de vista diversos y hacer que cada una de las partes actúe por convicción propia y no por coacción.

Cuando trasladamos las decisiones a grupos homogéneos en las empresas los éxitos y los fracasos se comparten, por lo cual quienes generan las ideas irán en procura de cuidar el bien común, se disuelven las pretensiones individuales que son tan perjudiciales para las compañías y el enfoque se dirige hacia el negocio sin importar las diferencias personales y las perspectivas diversas en los equipos de trabajo.