Muchas organizaciones están optando por esquemas de oficina abierta con la esperanza de alentar la colaboración, la creatividad y la innovación.

Algunas veces funciona, pero con frecuencia no es así, y el éxito de ello tiene mucho que ver con la forma en la que se siente la gente en relación con el espacio y el lugar específico donde estará.
Los líderes pueden ayudar a los empleados a aceptar una nueva oficina haciendo varias cosas:
1. Antes de la mudanza, trasmita la visión y el propósito del nuevo espacio y explique como se alinea con las metas de la empresa.
2. Después de la mudanza, ponga el ejemplo teniendo una actitud positiva y entusiasta hacia el nuevo espacio. Sobre todo, bríndeles libertad para personalizarlo conforme a sus gustos y estilos laborales.

Un formato mixto

Espacios abiertos donde se fomente el trabajo en equipo y la creatividad más oficinas con fines específicos (oficinas cerradas) son la opción por la que están optando muchas empresas. A continuación un par de ejemplos.

Oficina – Torres de San Isidro

Oficinas – Edificio Chocavento

Fuente: Karen Firestone / Gestión Perú