Desde inicios de año hasta el día de hoy muchas cosas han cambiado en nuestros estilos de vida, la llegada del covid-19 hizo que, lo que antes veíamos como lejano o incluso innecesario, se convierta en nuestra “nueva normalidad”. 

Usar  mascarilla cuando enfermamos, en algunas culturas es señal de respeto, ya que se evita contagiar a las personas que están alrededor. Hoy en día el uso de mascarilla en nuestro país no solo es señal de respeto, sino que también está normado y es de carácter obligatorio.   

uso de mascarillaA pocos días de terminar este periodo de aislamiento social, muchos ya hemos interactuado con otras personas, ya sean vecinos, personal de atención al cliente o personal de servicio, familiares, amigos, etc. 

Al momento de la interacción hemos notado que expresar nuestros sentimientos, emociones o alguna reacción, no se entiende igual usando mascarilla, ya que solemos usar mucho más los músculos de la parte inferior de nuestro rostro para expresarnos y complementar lo que nuestros ojos quieren decir. 

Muchos médicos/psicólogos sugieren que nos fijemos y pongamos especial atención en la expresión de  los ojos y las cejas, ya que con ello podemos entender hasta el 40% del mensaje que nos quieren transmitir, sin embargo no solo esto nos ayudará, tenemos la posibilidad de usar nuestras manos o posturas para complementar lo que queremos decir. 

Esto acompañado de aclarar expresiones verbalmente, pedir que nos repitan el mensaje las veces que sean necesarias con tal de evitar malos entendidos. 

Se sabe que el ser humano tiene una capacidad innata de adaptación , por ello, solo es cuestión de práctica y tiempo para que nos acostumbremos a esta nueva normalidad y para que entendernos usando mascarilla no sea tan complejo como parece.