Cada vez es más frecuente observar el uso de zapatillas en una oficina, los viernes casuales se han expandido. Empresas como Walmart (en Estados Unidos) han anunciado el uso de vestimenta casual no solo para su personal, sino también para sus gerencias. Este cambio en la moda corporativa esta teniendo un fuerte impacto en el mercado de calzado.

Marcas de calzado formal ahora compiten con marcas como Nike y Adidas, este tipo de competencia ha resultado en la quiebra de muchas tiendas y marcas de la industria como, por ejemplo: Rockport Group, Nine West Holdings Inc. y Walking Co. que recientemente se han declarado en bancarrota.

Esta tendencia se justifica con algunas estadísticas, según la oficina de análisis económico de Estados Unidos, el gasto en calzado tuvo su menor alza desde el 2009, aumentando menos de un 1% y las ventas de zapato de tacón cayeron un 12%, mientras que las ventas de calzado deportivo e informal subieron un 16%.

Empresas como Aldo Group Inc., muy reconocidas en el sector de calzado formal se han visto forzadas ha potenciar la venta de calzado deportivo/informal mediante la contratación de influencers, de esta manera pueden competir con marcas como Puma que tienen como imagen a Selena Gomez.