Torres de San Isidro se alza sobre dieciséis pisos que ofrecen una vista espectacular de la gran Lima, algo que solo se puede apreciar cuando uno se encuentra allí.